Desde 1998, la abadía Saint-Jean de Sorde está registrada en la Lista del patrimonio mundial por la Unesco a título de los Caminos de Santiago de Compostela en Francia.

Comparte este reconocimiento internacional con otros tres sitios del departamento.

El pórtico campanario de la antigua iglesia de Mimizan, La abadía de Saint Sever yLa iglesia Sainte-Quitterie en Aire-sur-Adour.

 

 

Los caminos de Santiago de Compostela en Francia: un bien Cultural en serie – un valor universal excepcional

71 monumentos y 7 tramos de caminos están registrados desde 1998 en la lista del patrimonio mundial por la Unesco bajo el titulo oficial de “Caminos de Santiago de Compostela en Francia “(lista 836). Constituyen un bien cultural en serie. A diferencia de un monumento aislado o de un centro urbano, los “Caminos” están registrados bajo la forma de una colección de elementos discontinuos, considerados por la Unesco como un bien único y repartidos en 10 regiones.

Cada uno de los 78 componentes contribuye al valor del conjunto del bien proporcionando una parte de significado. Únicamente con este conjunto, como tal, se justifica una inscripción en la Lista del patrimonio mundial.

La UNESCO justifica de esta manera la inscripción de este bien cultural.

A lo largo de la Edad Media, Santiago de Compostela fue el destino más importante para numerosos peregrinos que venían de toda Europa. Para llegar a España, los peregrinos debían transitar por Francia y los monumentos históricos conocidos que constituyen la inscripción en la Lista 836 del patrimonio mundial eran hitos en las cuatro carreteras por las que transitaban.

Criterios de inscripción:

  • Esta ruta de peregrinación de Santiago de Compostela desempeño un papel esencial en los intercambios y el desarrollos religiosos y culturales durante la Baja Edad Media, como lo ilustran admirablemente los monumentos cuidadosamente seleccionados en los caminos que los peregrinos siguieron en Francia.
  • Las necesidades espirituales y físicas de los peregrinos que iban a Santiago de Compostela fueron atendidas gracias a la creación de algunos edificios especializados de los que muchos se crearon y más tarde se desarrollaron en los tramos franceses.
  • El camino de Santiago de Compostela es un testimonio excepcional del poder y de la influencia de la fe cristiana en todas las clases sociales y todos los países de Europa en la Edad Media.

El Convenio:

El Convenio del patrimonio mundial es un tratado internacional celebrado en 1972 entre los Estados y la Organización de Naciones Unidas para la educación, la ciencia y la cultura (UNESCO). Sus objetivos son garantizar la identificación, la protección, la conservación, la puesta en valor y la transmisión del patrimonio a generaciones futuras. El patrimonio inscrito en la Lista del patrimonio mundial representa una riqueza inestimable e irremplazable para cada nación y toda la Humanidad. Preservarla es un factor importante de mantenimiento de la riqueza y de la diversidad de las culturas humanas y de su medioambiente. La acción a favor del patrimonio se inscribe en una iniciativa de la Unesco para promover un espíritu de paz mediante el diálogo entre los hombres, más allá de las diferencias. En 2019, Francia contaba con 43 sitios culturales o naturales entre los 1121 bienes inscritos en la Lista del patrimonio mundial.

Un bien cultural – Un valor universal excepcional:

Desde 1987, las antiguas vías de peregrinación hacia Compostela fueron reconocidas como itinerario cultural por el Consejo de Europa. En 1998, la Unesco inscribió el bien cultural en serie “Caminos de Santiago de Compostela en Francia” en la Lista del patrimonio mundial debido a su valor universal excepcional. Este bien (n°868 de la Lista) consta de una selección de 71 edificios y de 7 tramos de senderos. Esta inscripción no se refiere a los itinerarios como tales, pero queda materializada por iglesias de peregrinación o simples santuarios, hospitales, puentes que existen en las cuatro vías.

Hoy en día, los caminos hacia Compostela, abiertos como rutas de senderismo y recorridos por miles de caminantes de más de 130 nacionalidades se han vuelto un punto de referencia en la  herencia universal. Estos caminos simbolizan la iniciativa de peregrinos durante varios siglos. Lo que fue un fenómeno religioso basado sobre la expresión del cristianismo encentra una resonancia en el mundo contemporáneo: una itinerancia cultural y espiritual.   

La abadía de Sorde es miembro del ACIR Compostela: : www.chemins-compostelle.com

Para saber +

Vers le haut